23 April, 2012

E-learning, aprendizaje y motivación en la formación a distancia en idiomas

Las nuevas tecnologías, las herramientas más promocionadas y las palabras más buscadas hacen correr mucha tinta, y con razón. Es lo que sucede con los podcasts, la web 2.0, las aplicaciones iphone, etc. Sin embargo, en el segmento del E-learning en particular, las nuevas tecnologías no siempre están a disposición del usuario o de la eficacia en el aprendizaje.

Antonio Chicón

GymGlish

Los buenos viejos métodos. La inmensa mayoría de los actores del E-learning actual han transformado finalmente los buenos y conocidos viejos métodos (libros, CD’s…) en formato multimedia. Por ejemplo, en el ámbito de los idiomas, disponemos hoy en día de un volumen importante de equivalentes de nuestros buenos viejos libros de 50 lecciones, con 100 etapas para aprender un idioma, que siguen las mismas estructuras lineales -pero actualizadas- en formato de CD-Rom, o páginas web con audios, videos, transcripciones, herramientas de reconocimiento de voz, gráficos, curvas…

Ahora bien, ¿es la formación más eficaz de esta manera? Nuestra respuesta es no, porque la problemática del auto-aprendizaje no radica en el envase con que se presenta la pedagogía, sino en la capacidad que tiene cada uno para usarla asiduamente. En otras palabras, el obstáculo número uno para lograr una “autoformación” eficaz no es otra cosa que la falta de motivación y de asiduidad suficientes. Se pueden poner tesoros tecnológicos y pedagógicos a disposición de los alumnos, pero si ellos no los utilizan, no servirán de nada.

Otra forma de plantear la formación en idiomas. Cuando nos preguntamos el motivo por el cual el E-learning no termina de despegar, a pesar de sus armas tecnológicas y de sus numerosas ventajas en términos de facilidad de uso, acceso y costes, quizás debamos volver a lo esencial: a la capacidad del cerebro humano para permanecer concentrado solo, delante de una pantalla, y seguir motivado con un método de aprendizaje a medio o largo plazo.

No se aprende inglés en un día, es necesario que el esfuerzo se prolongue en el tiempo. GymGlish y su concepto de gimnasia cotidiana del inglés, que por un lado es personalizada, y por el otro se presenta en forma de historia, ha apostado por establecer vínculos estrechos entre motivación y aprendizaje. Es decir, el objetivo es lograr que los alumnos utilicen asiduamente el método durante toda la formación.

Al fin y al cabo, en los servidores GymGlish, la innovación y la sofisticación tecnológicas están presentes (inteligencia artificial, personalización de la pedagogía, optimización de la memorización…). Pero, en lo relativo al alumno, las armas tecnológicas elegidas no son el último grito de la moda: simplemente comunicación diaria y audio.

Es cierto que estas tecnologías no son las más promocionadas en este momento, pero tienen el mérito de ser universales, y un número creciente de personas en el planeta tienen acceso diariamente a ellas. Añadamos a esta dimensión tan buscada un verdadero valor agregado: pedagogía personalizada y una pizca de humor, y obtendremos cursos con porcentajes de asiduidad notables.

En lugar de imponer métodos de aprendizaje orientados a los pocos de nosotros capaces de imponerse disciplina, defendemos la tesis de que la tecnología debe adaptarse a nuestro cerebro, a nuestra vida diaria y también… a nuestra holgazanería.

Aprendizaje y motivación: la unión perfecta. Cada vez más actores del ámbito de la educación E-learning basan sus enfoques pedagógicos en la motivación del estudiante, variable considerada como la mejor garantía de eficacia en el aprendizaje.

La motivación estimula la atención y la asiduidad, favorece la memorización y la consolidación de los conocimientos adquiridos. En su libro “To Want To Learn”, Jackson Kytle, doctor en Psicología Social de la Universidad de Columbia en Nueva York, analiza estos vínculos estrechos entre aprendizaje y motivación bajo un ángulo psicológico. Kytle atrae nuestra atención sobre dos grandes formas de motivación que él considera indispensables para un aprendizaje con éxito: el compromiso social y la implicación psicológica.

El compromiso social se refiere a todas las formas que implican un profundo compromiso personal en la vida, como por ejemplo el matrimonio, la convicción política, religiosa, progresar en la práctica de un deporte, la búsqueda de un mejor empleo, o incluso las ganas de aprender. La legislación sobre formación profesional obliga a las empresas a financiar el incremento o mejora de las competencias de sus empleados. La formación beneficia tanto a la empresa como al empleado, por lo cual es normal que la empresa la fomente. Pero, al depositar la iniciativa de la formación al responsable más que al individuo… ¿Se está favoreciendo el compromiso social de este último? El compromiso social descrito por Kytle está presente y desempeña su rol. El aprendizaje, financiado o no por la empresa, necesita de las ganas de aprender.

La implicación psicológica se describe en el libro como un “estado de atención permanente, focalizado y acompañado por un muy buen ánimo”. En otras palabras: sentirse dentro y disfrutar de ello.

“Seguir motivado ante la distracción y la fatiga es un desafío cotidiano”, nos explica Kytle con buen criterio. Desgraciadamente, la gran mayoría de las situaciones de aprendizaje ignora por completo esta incapacidad del espíritu humano de permanecer concentrado.

“Un esquema universitario supone, implícita e incorrectamente, que cada hora de la jornada aporta la misma energía, atmósfera y atención tanto a los alumnos como a los profesores”, continúa Kytle. “Los valores financieros suplantan a los valores educativos en las charlas sobre educación contemporánea”, sentencia el autor.

No basta, entonces, con permitir el acceso a la escuela, a la formación, a los recursos pedagógicos; es necesario además adaptarse a la capacidad del estudiante de permanecer concentrado y motivado. Ahora bien, esta capacidad es limitada, dado que la naturaleza humana es así.

Estas nociones muy teóricas confirman nuestra intuición y elección de dar a la motivación un lugar central en la pedagogía GymGlish. Nuestra propuesta es un aprendizaje conciso y diario (10-15 minutos), focalizado en las expectativas y las necesidades comprobadas de cada alumno (personalización mediante el motor de inteligencia artificial A9Expert) y una gran dosis de humor, para que la experiencia sea “fun” y se renueve espontáneamente con el paso del tiempo.

Motor A9 de Inteligencia Artificial (I.A.) y consideraciones sobre el funcionamiento de la memoria humana. GymGlish utiliza el motor de Inteligencia Artificial A9expert desarrollado por A9sas. Dicho motor envía lecciones y correcciones personalizadas, además de generar una trayectoria pedagógica individualizada con su programa de revisiones periódicas, acorde con las lagunas identificadas y necesidades formativas del estudiante.

La arquitectura de A9expert integra los estudios sobre las teorías del proceso de memorización. Estos resultados son el eje de la filosofía y del modelo pedagógico de GymGlish. Resumiendo, la memoria humana se basa en dos elementos:

–           La recurrencia: la clave del éxito del aprendizaje se basa en la frecuencia de revisión y permanencia de los conocimientos. Una revisión espaciada en el tiempo permite estimular la memoria, con el objeto de asimilar de forma duradera los conocimientos adquiridos.

La “mnemotecnia”, es decir, la asociación de la información a un contexto determinado. Es por eso que en el aprendizaje del inglés se necesita incorporar “modismos” y expresiones en su contexto de uso en lugar de hacerlo de manera teórica y aislada.

Estas nuevas teorías sobre la memoria humana hacen un mayor hincapié en algunas de las características del proceso de memorización:

1) Es una pérdida de tiempo repasar los elementos que ya hemos asimilado a largo plazo.

2) Es necesario repasar los nuevos conceptos adquiridos en un periodo de tiempo corto, porque si no, los olvidaremos.

3) Repasando en ciertos momentos precisos, el concepto aprendido quedará fijado durante más tiempo en la memoria.

La filosofía de GymGlish consiste en aplicar las innovaciones tecnológicas logradas sin sacrificar la simplicidad y universalidad de utilización del producto final. Las tecnologías e innovaciones utilizadas (motor de inteligencia artificial, estudios científicos sobre la memoria humana…) son cada vez más sofisticadas. Es por ello que ponemos la tecnología a disposición de una personalización lo más acertada posible (teniendo en cuenta el factor “tiempo”, para reducir los olvidos al máximo).

La curva morada representa la capacidad del alumno para memorizar. Como podemos apreciar, si el tiempo pasa y no revisamos, el porcentaje de retención (memorización) desciende drásticamente. En el ejemplo, en los días 4, 7, 15, 30 y 58, el programa GymGlish hace revisar al alumno dicho concepto (curvas verdes de menor inclinación). Con el paso del tiempo, la curva pasará a ser una recta (hemos conseguido fijar un concepto de la memoria a corto plazo en nuestra memoria a largo plazo).

El motor de inteligencia artificial A9expert construye un programa óptimo de revisiones para cada alumno. A9 guardará un histórico detallado de los puntos abordados y revisados y A9expert definirá, en función del ritmo de aprendizaje y de la capacidad de memorización de cada uno, los periodos óptimos en los que habrá que revisar un punto en particular (vocabulario, gramática…). Según nuestro modelo, si un punto revisado se realiza de manera correcta, el intervalo de tiempo hasta la siguiente revisión aumentará.

Después de trabajar con decenas de miles de alumnos a lo largo de los seis años de aplicación de nuestro método, contamos con un 80% de asiduidad media después de un año de formación. No obstante, el nuestro no es más que uno entre muchos otros, y seguramente, todavía queden muchos por inventar.

Cada día es más fácil acceder al conocimiento gracias a Internet. Sin embargo, esta abundancia de medios y recursos no hace que la materia sea más fácil de absorber.

Más que esforzarse en poner a nuestra disposición una paleta cada vez más numerosa de herramientas, soportes, dispositivos multimedia y recursos, la innovación, especialmente en materia de E-learning, debería dirigirse un poco más a identificar la manera de hacernos “adictos” al método. Entonces aprenderíamos mucho más. Yes, we want!

Últimos artículos

Ver todos los artículos »